Poema "La dama de Negro"
















De negro va la señora siempre vestida de negro y no es por su marido que hace rato que se ha muerto. Lleva luto por la patria que ella ha ido pariendo, destruyendo con su ira lo que otros erigieron. Mujer sin conciencia alguna, vacía de amor o afecto, no aceptando una opinión, una palabra, un consejo.


Abriga su soledad acumulando dinero, pobre, pobre esta señora que no tiene nada bueno. Va cayendo poco a poco, su delirio se agiganta y ya se siente una reina rodeada de oro y de plata. Con sus súbditos al pie todos con cabeza gacha y ella una diosa se cree y va con la frente alta

No se cansará? –pregunto- de discursear con tal saña cargando la tinta en cosas que no tienen importancia? No se mirara al espejo? y dirá: ¿qué estoy haciendo? estoy cansada que siempre me digan lo que yo quiero. La locura del poder la codicia y la ambición llevadas a tal extremo un final ha de tener. Porque al llegar tan arriba esta soberbia mujer, solo una cosa le queda y es simplemente… caer.

Comentarios